La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Consejos Basicos para tu perro o futuro cachorro:

Muy importante, cuando no sepamos algun paso de cuidados, consultar a un criador o veterinario. Los primeros días que pase el cachorro contigo le marcarán para siempre. Por lo tanto, asegúrate de que le das todo tu afecto y atención. Al principio, el animal estará un poco inquieto, por lo que es mejor llevarlo a casa cuando no haya demasiada gente. Déjale explorar su entorno pero no le dejes solo durante mucho tiempo.

En su primera semana, puede presentar un sentimiento de nostalgia debido a la separación de su madre y gimoteará constantemente. Si éste es el caso, mímale un poco y consuélalo, pero no le permitas entrar en tu cama: es una mala costumbre que, posteriormente será difícil de quitar.

Construyendo un hogar

El cachorro necesitará una cesta o una cama para perros en un lugar caliente y sin corrientes. Una opción es poner una caja de cartón en un rincón para preparar una cama cerrada. Añade algún material para la base que sea cálido y lavable, como una manta o toallas viejas, así el perro tendrá un lugar acogedor.

Respeta la privacidad y el espacio del can. No te acerques a él y lo cojas sin más, déjale que venga por sí mismo. No dejes que los niños le molesten o se burlen de él y, sobre todo, nunca le envíes a su cesta cuando se haya portado mal, porque de esta forma asociará ese lugar con un mal comportamiento y un posterior castigo.

Elementos esenciales para tu cachorro
Un cuenco de agua y otro de comida.Un alimento nutritivo y específico para su etapa vital.
Una cesta o cama.
Cepillo y peine.
Tarjeta de identificación (o microchip).
Collar y correa.
Champú, cepillo y pasta de dientes para perros.
Juguetes seguros y de calidad para masticar que faciliten la dentición.

Recoger a tu cachorro
Intenta resistirte a la tentación de coger al cachorro constantemente porque su pequeño cuerpo es muy delicado.

Cuando lo hagas, sigue estos pasos:
Coloca una mano sobre su parte posterior y otra bajo el pecho.
Levántalo con ambas manos.
Mantenlo junto a tu cuerpo para que se sienta seguro.
Entrenamiento en casa

Comienza el adiestramiento de tu cachorro en casa desde el principio.
Establece una rutina regular de alimentación y sácalo de paseo con frecuencia para que haga sus necesidades, especialmente cuando se despierte. Si le ves caminar en círculos o gimiendo cerca de la puerta, son signos seguros de que necesita salir al exterior rápidamente.

Cuando haya hecho sus necesidades, asegúrate de alabarle. Desde luego, pueden producirse accidentes, pero cuando suceda no le levantes la voz; tampoco es conveniente que le pegues o le frotes el hocico en sus excrementos.

Es demasiado joven para relacionar las reprimendas y los excrementos y, simplemente, sentirá miedo y confusión. Cuando termine, sácalo fuera rápidamente y felicítale.

Cepillado y baño
El cepillado regular es esencial para los perros jóvenes, ya que no sólo elimina el pelo muerto, la suciedad y los parásitos, sino que también estimula el aporte de sangre hacia la piel, con un pelaje de aspecto más sano y brillante.

Haz que el cepillado se convierta en una experiencia agradable y aprenderá rápidamente a quedarse quieto o sentarse sin hacer ruido, algo que también ayudará cuando visites al veterinario. Usa un equipo especial para el cepillado del perro, no tu viejo cepillo sin púas. En tu tienda de animales te podrán aconsejar sobre el que mejor le convenga a tu perro, según su raza.

En cuanto al baño, hazlo sólo cuando lo necesite.
Demasiados lavados pueden eliminar los aceites esenciales de la piel, haciéndola más mate y menos impermeable al agua.
Para bañarlo, usa la bañera o la pila, algo de agua templada y un champú de calidad.
Frota su cuero cabelludo a medida que viertes el agua sobre él.
Echa suavemente el champú y acláralo.

A continuación, lávale la cabeza, procurando que no le entre agua en los ojos y oídos.
Acláralo bien y frótalo con brío con una toalla.
Cuando haga buen tiempo, puedes dejarle fuera para que se seque por sí solo; de lo contrario, seca el pelaje en un sitio cálido.

Asegúrate siempre de que tu can está completamente seco o, de lo contrario, se enfriará.

Dentición y masticación
Para ayudar a que salgan todos los dientes y deje de morder los muebles, tu cachorro necesitará algún objeto indestructible como puede ser un hueso de goma o una pelota para masticar. Asegúrate de que estos productos tienen el tamaño adecuado para que no los pueda tragar.Evita los huesos de verdad, ya que pueden astillarse y asfixiarle.

Juega con tu perro y su carnaza o "mordedor": dáselo en cuanto comience a morder un objeto 'prohibido' diciéndole firmemente 'No'. Acuérdate de felicitarle cuando mastique su propio juguete.

Para controlar el sarro y la placa dental, es aconsejable nutrirlo con un alimento seco, ya que le ayudará a aflojar los dientes de leche y acelerar así el proceso de dentición. Si la boca de tu cachorro es muy sensible, ablanda la comida sumergiéndola primero en agua.

Es importante que este alimento seco sea completo y equilibrado, que no necesite suplementos extra y que no lleve ningún potenciador del sabor.No hay que olvidar que el alimento seco puede parecer, a primera vista, más caro. Cuando calcules la porción por día, verás que, en realidad, es muy económico.

Si tu can muestra una falta de apetito persistente durante la dentición, consulta con el veterinario antes de cambiar de alimento.

Atención sanitaria
La correcta atención sanitaria debería comenzar inmediatamente y continuarla durante toda la vida del animal. Al igual que la dieta y el ejercicio, el cuidado del cachorro implicará controles y visitas periódicas al especialista.

Los cachorros son susceptibles a cualquier enfermedad contagiosa, por lo que es aconsejable realizar una visita temprana a tu veterinario. Las primeras vacunas se administrarán ya a las 6-8 semanas de vida. Para una protección completa, deberás volver al veterinario para que éste le administre varias inyecciones.

Acostumbra al perro a ser tratado y hazle tú mismo los controles periódicos.

Comprueba sus ojos, orejas, boca, patas, uñas, piel y pelaje. No dudes en consultar a tu veterinario si observas algo fuera de lo normal.

Dieta y ejercicio
La dieta y el ejercicio son vitales para el bienestar de tu cachorro. Al ser muy juguetones y enérgicos, debes asegurarte de que realizan el ejercicio adecuado. La cantidad exacta de ejercicio variará, naturalmente, según la raza y es el veterinario o el criador quién debe aconsejarte sobre el tema. T

También es el responsable de dar al perro la nutrición que necesite desde el principio. Como estos temas son tan importantes, se comentan más adelante en otra sección de este manual.

Cómo detectar enfermedades
A menudo, puedes pensar que tu cachorro no se siente bien y una rápida visita al veterinario te ayudará a confirmar que algo no marcha correctamente.

Deberás buscar los signos siguientes de una posible enfermedad:
Pérdida de apetito y rechazo del agua.
Pérdida o aumento de peso súbitos; merma de peso gradual prolongada.
Lentitud o rechazo a jugar o hacer ejercicio.
Micciones demasiado frecuentes o escasa.
Heces con sangre o blandas, sin forma; diarrea.
Vómitos persistentes.
Salivación excesiva o respiración irregular.
Pelo sin brillo.

Entrenamiento básico
A nadie le gusta un perro desobediente e incontrolado, por lo que cuanto antes comiences su entrenamiento, mejor.

Muchos entrenadores profesionales recomiendan una clase temprana de obediencia para facilitar el proceso. Una de las primeras cosas que deberás enseñar a tu cachorro es a reconocer su nombre. Utilízalo con tanta frecuencia como puedas para llamar su atención: cuando le felicites y cuando le das de comer. Pronto aprenderá a responder a su nombre cuando le llames. La repetición es importante cuando se entrenan cachorros. Y recuerda que debes tener paciencia.

Aquí tienes algunos trucos para el adiestramiento:
Sigue una pauta de dos sesiones de entrenamiento cada día, de 5 minutos de duración.Para evitar la confusión, usa el mismo tono y palabras para ciertas órdenes. Ponte serio, para que tu cachorro aprenda que debe tomarse el entrenamiento en serio.Si pierdes la paciencia, tu cachorro lo percibirá y el entrenamiento será más difícil. Intenta estar calmado.

Nunca golpees a tu cachorro, ni le levantes la voz. Usa los mismos elogios cuando proceda y un firme 'No' cuando debas corregirle. Termina las sesiones de entrenamiento con un comentario alegre.Acostumbra a tu cachorro a llevar un collar blando desde el principio.

Después de un tiempo, añade una correa corta y ligera y déjate llevar por él sin tirar de ella durante algunos días. El objetivo es acostumbrarle a caminar contigo sin que tire. Si corre, o se retrasa, un suave tirón es todo lo que deberás hacer.

Quédate cerca de él para que no sienta deseos de soltarse.

Viajes con tu cachorro


La vida puede ser muy complicada si no acostumbras a tu perro a viajar en coche. Primero, acostúmbrale a realizar pequeños trayectos de 5-10 minutos en días alternos, y poco a poco aumenta la duración de los viajes hasta que se sienta cómodo. Haz un trayecto de unas dos horas. Sea cual sea la duración del mismo, encontrarás útiles los siguientes consejos.Lleva a otro pasajero para cuidar del perro en los primeros viajes.

No le des de comer en las 2-3 horas antes del viaje. Sácale a pasear antes de salir.Lleva contigo su caja favorita, la manta y los juguetes, para que se sienta como en casa. Mantén el coche bien ventilado, pero no dejes que se asome por la ventana.

Detén el vehículo cada una o dos horas para que haga ejercicio, beba y se alivie.Premia a tu cachorro al final del trayecto por su paciencia.

Alimentar a tu cachorro
Tu cachorro quemará una cantidad asombrosa de energía durante los primeros meses de vida, por lo que es importante asegurarse de que recibe la alimentación más equilibrada. Piensa que tu perro crecerá tanto en su primer año como un niño en sus primeros 14 años.

Cada raza tiene una velocidad de crecimiento, por lo que la nutrición que elijas debe ajustarse a la especie y el tamaño del mismo.

Elegir la mejor alimentación es la clave que le permitirá llevar una vida larga y saludable, por lo que sería una buena idea comentar la dieta con tu veterinario, el criador o en tu tienda de animales.

 

Nutrición especifica para perros de raza:

La mayoría de los alimentos para perros de calidad nutricional completos y balanceados son formulados para satisfacer las necesidades nutricionales de perros normales y sanos, independientemente de la raza.

Los perros de razas grandes necesitan menos kilo calorías de energía metabolizable por kilo de peso corporal si los comparamos en proporción con perros de tallas más pequeñas.

En una raza determinada, las necesidades alimenticias de cada perro en particular varían según el metabolismo del perro, el nivel de actividad y la edad.

Algunas dietas son formuladas para cubrir las necesidades nutricionales específicas como las dietas más ricas en proteínas y otros nutrientes para el cachorro en crecimiento; dietas más ricas en proteínas, grasas y niveles de energía para los perros activos; y las dietas bajas en grasas y calorías para los perros más maduros que llevan una vida más sedentaria.

Calendario de vacunación perros:

Es importante la correcta vacunación de los perros, cachorros y adultos contra las enfermedades más comunes: Parvovirosis, Moquillo, Hepatitis, Leptospirosis, Rabia, Tos de las Perreras, enfermedad de Lyme, Coronavirus, ....

Existen un sinfín de enfermedades contra las que podemos realizar una vacunación de los perros ; el tipo de vacuna y pauta de la vacunación debe aconsejarla su veterinario, dado que dependerá de:

Edad y raza del perro. Si el cachorro se ha destetado tempranamente, deberá vacunarse a las 6 semanas contra la Parvovirosis, pero si tiene más de 2 meses, se le puede inmunizar contra un mayor número de enfermedades en la misma vacunación. Las enfermedades de mayor riesgo para los cachorros jóvenes son el Moquillo y la Parvovirosis, y son las primeras que deben administrarse. En cuanto a la raza, el Pastor Alemán, Rottweiler, Bóxer y Pit Bull entre otras presentan un elevado riesgo a padecer Parvovirosis, Moquillo y Coronavirus, por lo que deben realizar la vacunación a esos perros especialmente contra estas enfermedades víricas.

Estado inmunológico del perro. Si el cachorro estaba tomando la leche materna en el momento de adquirirlo, deberemos esperar unas semanas (2-3) hasta vacunarlo para evitar que los anticuerpos de la vacuna se solapen con los que le ha proporcionado la leche materna, pudiendo anular el efecto de ambas, quedando el cachorro sin protección alguna. También debe considerarse si la madre estaba correctamente vacunada y desparasitada, es decir, con un buen estado inmunitario, ya que ello será un seguro de las defensas del cachorro. Si el cachorro está correctamente alimentado (y su madre), con un peso corporal correcto, es más probable que su estado inmunológico sea óptima y, en caso de infección vírica o bacteriana, pueda hacer frente a dichas infecciones.

Zona geográfica en la que habite el perro. Determinadas áreas geográficas presentan una mayor prevalencia de enfermedades tales como Moquillo, Parvovirosis,... En zonas rurales, en las que no todos los animales están vacunados adecuadamente, o en áreas en las que existen perros asilvestrados, el riesgo de enfermedades víricas es mayor, y la vacunación debe ser completa. Su veterinario habitual le recomendará el protocolo adecuado en función de cada situación concreta.

Hábitos del perro. Si el cachorro convivirá con otros perros, ya sea porque se dedicará a competiciones de belleza o de Agility, los perros cazadores o los que viven en criaderos, presentan un mayor riesgo de contraer enfermedades víricas, y su vacunación debe ser estricta y completa.

Existen ciertas razas con una mayor predisposición a determinadas enfermedades. Así por ejemplo, los cachorros de Rottweiler presentan un mayor riesgo frente a enfermedades tales como la Parvovirosis, Moquillo o Coronavirus, y deben vacunar a los perros frente a ellas.

Los cachorros o perros con un deficientes estado inmunológico deberán seguir unas pautas vacunales más completas para poseer suficientes defensas.

Los cachorros o perros que acudan a exposiciones o se dediquen a cría o que convivan con más perros (criaderos, residencias, ...) deben ser especialmente inmunizados contra la Tos de las perreras.

Los perros que habiten en zonas en las que el riesgo de infección por garrapata sea elevado, deberán ser vacunados contra la Enfermedad de Lyme.
Quién mejor puede aconsejar la pauta vacunal de un cachorro o perro es el veterinario, ya que analizará las características individuales de cada perro y escogerá la que más le proteja.

En rasgos generales, podríamos recomendar el siguiente calendario vacunal -pero recordemos que la vacunación de perros puede requerir vacunaciones adicionales:


Tipo de vacuna  Edad del animal 

Parvovirosis  6 semanas 

Moquillo / Parvovirosis / Hepatitis / Leptospirosis / Coronavirus o Tos Perreras  8 semanas 

Moquillo/ Parvovirosis / Hepatitis / Leptospirosis y/o Coronavirus/Tos  12-13 semanas 

Moquillo/ Parvovirosis / Hepatitis/ Leptospirosis + Rabia  5-6 meses edad 


Revacunaciones anuales de Moquillo/ Parvo/ Hepatitis / Leptospirosis (+ Corona/Tos de las perreras o Lyme) / Rabia.
Para una correcta vacunación de perros acuda a su veterinario

 

Desparasitacion canina:

Existe una variedad de parásitos intestinales que pueden atacar a nuestros perros, en general se dividen en tres grandes grupos:

Los más conocidos y comunes son las clásicas lombrices blancas y largas, que se enrollan (Toxicara Canis) y otras mas gordas y pequeñas parecidas a un arroz (dipilidium caninum).
Cada grupo de parásitos son en realidad organismos diferentes entre sí y por lo tanto responden de manera diferente a los tratamientos desparasitantes, esto quiere decir que los de un grupo pueden ser sensibles a algún medicamento, mientras que los del otro grupo pueden ser resistentes a ese mismo tratamiento, por lo que no existe un solo desparasitante que tenga la capacidad de eliminar a todos los parásitos de nuestros perros al mismo tiempo.
Se necesitan de combinaciones de diversas sustancias en un mismo producto o por separado para que se pueda eliminar a la mayor parte de ellos. Hay que recordar que algunos desparasitantes solos o en combinación no pueden ser empleados en cachorros y otros más en hembras gestantes o lactantes debido a que pueden ser tóxicos o causar malformaciones a los fetos en desarrollo, y también es importante mencionar que se deben calcular correctamente las dosis y los tiempos de aplicación para su adecuada eliminación.
Muchos casos de parasitosis gastrointestinales caninas no se acompañan de signos clínicos de enfermedad, pero debido a que muchos de ellos se contagian a las personas, es necesario controlarlos por nuestra propia salud. Existen encuestas que documentan consistentemente la presencia de enfermedades provocadas por parásitos caninos en personas, principalmente niños, a estas enfermedades se les denomina enfermedades zoonóticas (enfermedades transmisibles de los animales al hombre). por ejemplo cuando el hombre ingiere huevos embrionados o en desarrollo de toxocara canis las larvas en el interior de nuestro organismo se liberan del huevo y migran por vía sanguínea a todo el cuerpo y pueden dañar los ojos u otros órganos, a esos síndromes se les conoce como larva migrans ocular y visceral y son comunes en niños. Las larvas de ancylostoma caninum por ejemplo, pueden penetrar a través de la piel humana intacta y originar un trastorno pruriginoso conocido como larva migrans cutánea. Otros como el Dipilidium caninum y la Guiardia también son potencialmente zoonóticos. Por lo tanto la importancia real de la desparasitación de nuestras mascotas radica mas en la salud nuestra, que en la salud de la propia mascota. Por todas estas razones la manera mas efectiva para que tengamos mascotas sanas y seguras es llevarlas a desparasitar con el Médico Veterinario de su confianza y también prevenir la contaminación ambiental por medio de la recolección de las heces que origina nuestro perro en nuestra casa o en la vía publica.
Por desgracia, no necesariamente nuestras mascotas requieren del contacto directo con perros infestados para adquirir parásitos, el Ancylostoma caninum puede ser adquirido a través de la piel de nuestros perros, por lo tanto pueden adquirirlos inclusive durante el paseo por el parque, si tiene contacto su piel o patas con heces de algún perro infestado.

Otra forma de transmisión muy especial es la que realiza el dipilidium caninum ya que requiere de intermediarios para poder transmitirse (o sea organismos que albergan temporalmente a los parásitos para luego transmitirlos a nuestros perros), en este caso es la pulga, y otros parásitos mas se adquieren de conejos o ratones. Es decir, estos parásitos requieren ser ingeridos por estos huéspedes para poder completar cierta etapa de desarrollo en ellos, que no podrían completar en ningún otro lado y cuando nuestro perro (huésped final) se come en este caso una pulga infectada se liberan estos, y así se completa su ciclo en el intestino de nuestras mascotas. Por lo tanto evitar o controlar las pulgas en nuestros perros o eliminar del ambiente a las ratas, es también parte del manejo para eliminar parásitos intestinales.
Las larvas microscópicas de los parásitos redondos cuando las ingieren nuestras mascotas deben pasar por un ciclo de maduración en el cual migran del intestino a vías sanguíneas para después regresar al intestino y desarrollarse como adultos, (y en algunos casos algunas larvas migrantes se quedan enquistadas en los tejidos de las perras y ahí pueden vivir por muchos años, y cuando nuestras perras se vuelven madres, se da el ciclo de la madre a los cachorros que ya vimos). Como ya se mencionó la mayoría de los medicamentos no es eficaz contra las larvas en migración, es por ello que se debe dar una segunda desparasitación dos o tres semanas después ya que es el tiempo que tarda la larva migrante para pasar nuevamente al intestino como un parásito adulto y volverse sensible a los desparasitantes comerciales.
Por todos estos datos el camino mas seguro para conservar sanas y seguras a nuestras mascotas es desparasitarlas regularmente con su Médico Veterinario, el sabe de la responsabilidad que tiene como cuidador de la salud de las mascotas, pero sobre todo por la responsabilidad como cuidador de la salud publica. En ocasiones el Médico puede solicitar una muestra fecal para realizar un examen en busca de huevos de parásitos y elegir así el desparasitante adecuado, en otras ocasiones puede usar una combinación especial para evitar estos estudios, cualquiera de ambas opciones es correcta. Por ultimo no esta demás recordar que aparte de desparasitar a nuestras mascotas cada 4 a 6 meses, hay que tener mucha higiene, al limpiar diariamente las heces, y evitar la presencia de ratas o pulgas con productos especiales para ello. De esta forma podemos, de manera segura, seguir gozando de los momentos de placer que nos brindan sin correr ningún riesgo.
Una cosa más, evite que su perro defeque en la vía publica, pues como usted ya vió, existe el riesgo de que cualquier persona, incluso usted mismo, se pueda contagiar de parásitos.

Cepillado de perros:

Un cepillado frecuente mantiene la salud y el aspecto del pelo en un estado
óptimo. Además, es una actividad que favorece los lazos entre el perro y su
dueño y es una buena oportunidad para comprobar el pelaje y el estado de la
piel y ver si existen alteraciones como bultos, heridas o parásitos.
No es necesario bañar al perro todas las semanas, sino sólo cuando esté sucio
o cuando se lo haya indicado el veterinario. Si lo baña en el exterior, hágalo con
buen tiempo, de lo contrario es mejor bañarlo dentro de casa ya que podría
enfriarse. Utilice sólo champús y acondicionadores específicos para perros y lea
las instrucciones antes de su uso. No utilice jamás productos de limpieza para
el hogar.
Tenga todo preparado antes de comenzar con el baño. Prepare la zona donde
lo bañará y secará, y deje cerca el cepillo y todos los utensilios que vaya a
necesitar. Cuando lo bañe, aproveche para airear y lavar su ropa de cama al
mismo tiempo.
Llene un buen recipiente con agua templada y asegúrese de que dispone de
agua suficiente para el aclarado. Moje cuidadosamente todo el cuerpo del perro
con agua limpia y templada. Lo mejor es comenzar a lavarlo desde el cuello
hacia atrás, dejando la cabeza para el final. Aplique bien el champú por todo el
cuerpo y déle un masaje hasta que salga espuma. Para terminar, póngale
champú en la cabeza, con cuidado de que el producto no entre en los ojos. A
continuación, aclárelo bien por todas partes, momento que aprovechará su
perro para sacudirse con fuerza y eliminar el exceso de agua de su cuerpo.
Séquelo con una toalla limpia. Dependiendo de la raza y la longitud del pelo,
puede que necesite un secador de pelo a baja temperatura para secarlo. Si lo
cepilla al mismo tiempo, se secará con más rapidez y al mismo tiempo, podrá
desenredar las zonas de pelo que se enmarañan con más facilidad como detrás
de las orejas.

Para evitar que se formen nudos en el pelo, es recomendable cepillarlo con
cierta frecuencia, pues resulta más incómodo eliminar los nudos una vez que
se han formado. Si cepilla al perro diariamente, reducirá la cantidad de pelo que
desprende y que se adhiere a muebles y alfombras. Los perros de pelo largo
necesitan que se les cepillen varias veces a la semana, al contrario que los de
pelo corto, que sólo necesitarán un cepillado a la semana, según sean las
condiciones del pelaje. Recuerde que es mejor cepillar al perro cada dos o tres
días, que dejar que se le formen nudos en el pelo.
Utilice para ello un peine o un cepillo. Los perros grandes se cepillan mejor
sobre una mesa y los pequeños sobre usted mismo. Cepíllelo empezando por
la cabeza, en dirección hacia la cola, siguiendo siempre la dirección de
crecimiento del pelo. Si el perro tiene una capa espesa de subpelo,
probablemente necesite levantar el pelo que está por encima. Cepille desde la
parte inferior de la capa hacia afuera, eliminando así el pelo muerto y los nudos.
Si al pasar el peine no encuentra nudos, su perro está bien cepillado.

 

Cepillado de los dientes de perros:

Los perros necesitan cuidarse la boca, tanto como las personas tiene que cepillarse y limpiarse los dientes con regularidad, si descuidas la dentadura de tu cachorro puedes provocarle problemas de salud. El veterinario puede hacerle una revisión y una limpieza completa, pero tú también debes controlar el estado de sus dientes. Un cepillado habitual y los productos para masticar diseñados especialmente para ellos pueden ayudar a mantener su boca en un excelente estado.

Puedes usar un cepillo dental para niños o uno diseñado para perros, junto con pasta dental especialmente formulada para ellos. No utilices crema dental para humanos, ya que le puede ocasionar problemas gastrointestinales. Si comienzas a cepillar los dientes de tu cachorro cuando es joven, se acostumbrará a esta rutina.

Suminístrale Snacks especiales para la limpieza bucal de cachorros, que ayuda a reducir la acumulación de la placa el sarro y mantiene la salud oral y la higiene de tu nueva mascota.

Limpieza de oídos:

Admítelo: no es necesario recurrir al veterinario para que limpie las orejas de tu perro. La limpieza de las orejas es una actividad que puedes encarar tranquilamente. De hecho, es un procedimiento bastante simple. Sigue los próximos pasos.

1.      Utiliza una loción o baño especialmente formulado para la limpieza de oídos.

2.      Humedece una pompa de algodón en la solución. Escurre el exceso de solución presionando el algodón.

3.      Ubica el algodón en la oreja de tu perro y comienza a frotarlo hacia arriba y abajo generosamente.

4.      Deja que tu perro se sacuda el exceso de crema limpiadora que pudiera quedar en el interior de la oreja. Esto es importante para prevenir infecciones en las orejas.

5.      Humedece un hisopo con punta de algodón en la solución y pásalo por los escondrijos de las orejas de tu perro.

6.      Evita incursionar con el hisopo dentro del canal auditivo. Este tipo de limpieza debe quedar reservado exclusivamente a tu veterinario.

Advertencias

·        Si tu perro tiene infecciones crónicas en las orejas, consulta con un veterinario. Las infecciones crónicas pueden ser un signo de alergias u otros problemas de salud.

·        Si el canal auditivo luce anormal, limpia con cuidado las periferias y consulta a un especialista.

¿Limpieza a fondo?

Los especialistas señalan que los propietarios de mascotas sólo deben limpiar la parte de la oreja que ven, y que nunca deben usar elementos como hisopos para acceder al interior del canal auditivo. Por otra parte, llaman a no fregar las orejas demasiado fuerte para evitar causar lastimaduras.

Es decir, si durante el proceso de limpieza lastimas la oreja de tu perro, dejarás una herida a merced de las bacterias, y es factible que se produzca una infección. Recuerda que las orejas tienen una población de bacterias importante.

¿Qué hacer en caso de infección?

En caso de que tu perro tuviera una infección en las orejas, deberías usar peróxido (que realmente funciona). Toma un hisopo con punta de algodón, sumérgelo en peróxido, y colócalo en la oreja que está infectada.

En unas pocas horas, podrás ver la diferencia. De todas formas, cabe señalarlo una vez más, no vayas muy adentro de la oreja.     

Para tratar infecciones, otra alternativa es mezclar una parte de vinagre (para matar la infección), una parte de alcohol (para secar la oreja), y una parte de agua (para que el tratamiento no sea tan fuerte).

Humedece un algodón en la solución y friega la oreja de tu animal. El fregado debe ser suave, para evitar otras infecciones. Luego, deja que al animal sacuda el exceso de líquido que pudo quedar dentro de la oreja. Recuerda que el líquido que no sale puede causar infecciones.

Como cortar las uñas a los perros:

Cuando usted piensa en arreglar a un perro, probablemente considera bañarlo,
cepillarlo, incluso en limpiar sus orejas, pero es aconsejable hacerle la pedicura a los
perros con frecuencia. Si nunca le ha cortado las uñas a un perro, pídale ayuda a una
persona experimentada y deje estas instrucciones cerca.
Aunque los perros presentan menos probabilidades que los gatos de herir a alguien con
sus uñas, cortárselas a tiempo ayuda a asegurar que el perro camine sin ningún dolor o
incomodidad. Las uñas de los perros muy activos no requieren de ningún corte, porque
las gastan continuamente con el contacto con el pavimento o con otras superficies
ásperas. Pero sin embargo, es aconsejable revisarle las uñas ocasionalmente para
asegurarse que ninguna de ellas esté rasgada o partida.
1. Esté atento
Existen herramientas disponibles para ayudar a cortarle
las uñas a los perros, incluyendo aquellas que parecen
tenazas miniatura y aquellas con hojas deslizantes
reemplazables estilo "guillotina".
Utilice el modelo que sea más cómodo tanto para usted
como para el animal, pero asegúrese de reemplazar las
hojas con frecuencia para hacer el trabajo más fácil y
prevenir que el perro sienta alguna molestia.
2. Hale las patas
Los perros por lo general cooperan al cortarles las uñas y aquellos que
normalmente son tratados como cachorros acceden con mucha más
facilidad. Sin embargo, usted necesitará esforzarse un poco para
mantener quieto al animal. Si está trabajando solo, mantenga al perro
sentado o acostado en el piso o en una mesa de examen, luego corte las
uñas, tomando una pata a la vez.
3. Hale las patas, parte ll
Si usted está arreglando un perro grande o si el animal es
temeroso, pídale a alguien que lo haga sentar al perro y que le
agarre la pata, después haga el trabajo con el cortauñas. Pídale
a su ayudante que le rasque detrás las orejas del perro para
ayudar a que todo sea un poco más rápido.
4. Quite los bordes
Recuerde que usted solamente debe recortar el borde de las
uñas del perro. Usted probablemente intentará recortar todo
lo que sobra, pero esto es un error. En los perros, la raíz de
la uña- las terminaciones nerviosas y los vasos sanguíneos
dentro de la uña- continúan creciendo a medida que la uña
crece. Esto significa que las uñas largas deben ser cortadas
poco a poco, durante semanas o meses, hasta que la raíz de la uña retroceda. Debido a
que es tan difícil ver la raíz de la uña de los perros que tienen uñas oscuras, necesitará
mirar la uña de frente (ver el diagrama abajo) y seguir cortando hasta que vea un pequeño
círculo oscuro.
Si accidentalmente corta demasiado y la uña comienza a
sangrar, haga presión en la punta o sumerja la uña en un poco
de polvo antiséptico, luego asegúrese que el animal
permanezca inactivo durante algunos minutos.
5. Agradézcale
Dele al perro un pasabocas o acarícielo en la barriga para agradecerle su cooperación y
las cosas marcharan igual de bien la próxima vez.

Como limpiar los ojos a los perros:

La inmensa mayoría de los humanos, por no decir la práctica totalidad, una de las primeras cosas que hacemos al levantarnos es "desperezar" nuestros ojos con un suave frotamiento de los mismos con diversas partes de nuestras manos?

En ese instintivo proceder, retiramos las secreciones (lágrima) sedimentadas en el transcurso de la noche.

Nuestros perro, por mucho que lo intentemos, aunque acudamos al educador canino más experimentado, jamás llegará a realizar ese instintivo comportamiento higiénico mañanero. Lo más que podemos observar en nuestro can, es que si padece alguna alteración, molestia ocular, intentará frotar sus ojos con sus patas delanteras.

Los ojos del perro deben se limpiados diariamente, esto no quiere decir que debamos realizar una profunda labor higiénica, pero sí, al menos, su valoración y necesaria actuación diaria.

Cómo actuar

Según la raza, el tipo de pelo, la edad del animal, existirá un mayor o menor depósito de legaña en el ángulo interno del ojo; podemos apreciar, desde pequeñas secreciones en animales jóvenes de pelo corto, hasta grandes acúmulos rodeando al pelo de la zona, en animales de más edad y de pelo largo.

En ambos casos nuestra labor es limpiar: sencillo en el caso primero, con una gasa o con un papel suave, retiramos la secreción. En el segundo caso puede ser necesario humedecer previamente la zona y la propia secreción para su más sencilla retirada.

El uso de infusiones de manzanilla, agua con sal? puede ser sustituida por agua corriente o, en el mejor de los casos, por suero fisiológico.

Lo más importante es que la rutina higiénica de los ojos, debe ser diaria.

Saca a pasear a tu perro:

Si tienes un perro de mascota, deberías sacarlo a pasear por lo menos tres veces al día. Cuando no es así, el pobre se aguanta por mucho tiempo las ganas de ir al baño, su vejiga se llena conforme pasan las horas y controlar la orina le puede provocar cistitis. En algún momento no podrá aguantar más y se orinará mientras camina.
Si hay cistitis, hay una retención urinaria que puede desencadenar en problemas renales o infecciones urinarias que le generarán sufrimiento a tu perro.
Es un crimen tener una mascota y hacer que aguante sus necesidades básicas un promedio de 12 horas. Hay personas inconscientes e irresponsables que solo sacan a pasear a sus respectivas mascotas una vez al día y si éstas se orinan antes de ese momento, les pegan. Es por ello que muchos animalitos aprenden a aguantarse sus ganas de ir al baño por miedo a sus amos y por educados que son.
Queremos que en esta entrada pienses en una cosa: así como en el transcurso del día tú vas al baño varias veces, tu mascota requiere hacerlo en una frecuencia parecida. Es una necesidad fisiológica y le haces daño al no ayudarlo a estar saludable

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?